lunes, 22 de enero de 2007

Vampiro

Vampiro que te afliges por la luz,
preocúpate mejor por la oscuridad,
ese mundo nauseabundo en el que vives
no te podrá salvar.
Vampiro de tinieblas y de soledad,
deja de fingir que te intereso,
deja de llamarme en las noches mientras duermo,
perdiste tu oportunidad de salvación.
Tú, vampiro mío, sólo tú
has podido llegar a mi alma a través de mi aroma,
has descubierto mis pensamientos por las palabras pronunciadas,
has entendido mis miedos a través de mis risas,
has comprendido que lloro cuando estoy acompañada.
Tú, precioso, tú,
tú eres el culpable de mis constantes fatigas,
de mis desvelos y falsas esperanzas,
de mis sueños inconclusos en mitad de la noche.
Tú, vampiro, que huyes al amanecer sin despedirte,
que olvidas mi nombe mientras lo escribo por tu espalda,
tú, eres tú, el ladrón de mi boca,
el cíclope ansioso de mis ojos,
la sirena que ansía mis piernas,
el animal que anhela mi habla.
Tú, infeliz, eres tú,
quien me ha poseído todo este tiempo,
eres tú quien me aleja,
eres tú a quien pierdo.
Vampiro de mis días infernales,
es momento de que veas la luz
y seas destruido por sus rayos.
¡Aquí estoy! ¡Mírame y muere!
Mon :)

3 comentarios:

Caiguar dijo...

Mirame y muere :S. medusa.
muy obscuro, pero creo que la intimidad de una persona está en sus lugares más negros e incomprensiones personales.
lo bueno es la obscuridad, tener miedo es parte de la diversión.

Anónimo dijo...

vampiro vampirito vampiresco
tus obssiones con estas crituras es soprendente, solo spero que no te dejes absorber en su mundo imaginario

Mariam :) dijo...

La luz es incierta, es intensa... Pero la oscuridad me corrompe... ¿Acaso soy un vampiro? Excelente amiga mía!