martes, 14 de junio de 2016

Carta a mi mejor amigo


Hola. Hace mucho que quiero decirte algo, pero temo que lo vayas a malinterpretar, porque toda la gente lo hace. Muchos no pueden entender que exista la amistad pura y llana entre un hombre y una mujer, sin ningún tipo de deseo o interés por ambas partes. Yo me pregunto: ¿acaso ellos sienten atracción por sus jefes, tíos, primos y hermanos? Bueno, pues así es la amistad entre un hombre y una mujer, tal como esas otras relaciones que tienen: se da y punto. No hay deseos ni pasiones escondidas, sólo hay cariño y respeto y amor, sí, pero amor fraternal.

Hace años tú y yo lo dijimos: "somos hermanos". Pero ahora me pregunto, ¿dónde quedó ese hermano? ¿Dónde está mi mejor amigo? ¿Cómo es posible que una amistad de 6, 7, 8 años se vaya de pronto al carajo? Y es que tal vez tú no te das cuenta, pero te has aislado.

Y no me malinterpretes, por favor: estoy muy feliz de que hayas encontrado al amor de tu vida. Sólo desearía que en el camino no estuvieras sacrificando nuestra amistad, esa que juramos mantener hasta el último día. Me alegra verte feliz, pleno, saliendo adelante. Sé que ella es una buena mujer y que es perfecta para ti, porque ha logrado impulsarte aún en tus momentos más oscuros, cuando ni nosotros podíamos sacarte del abismo. Ella saca lo mejor de ti, aunque tú no siempre haces lo mismo por ella. Ella da todo por ti, aunque tú aún no seas capaz de complacerla con tomar clases de baile, la única pasión que ella tiene que los dos no comparten.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Miedo


Tengo tanto miedo de lo que está por venir. ¿Qué pasará? ¿Cómo será mi vida en unas semanas? ¿Qué sucederá? Siempre soy buena viendo más allá, visualizando, soñando, ¿por qué ahora no puedo ver nada más? Es como si un muro se levantara a partir de esa fecha y todo quedará emborronado, con breves y fugaces haces de luz que me dejan ver que todo irá bien, ¿pero qué será?

Jamás había sentido tanto vértigo. Una montaña rusa interminable de emociones que me sube y me baja con la misma facilidad que una pluma de ave al viento. ¿Dónde iré a aterrizar? ¿Qué otras ráfagas vendrán? ¿Qué nuevas corrientes me arrastrarán?

Ingravidez. Siento que floto y giro y vuelo y caigo. No puedo agarrarme, no hay nada de dónde agarrarme, sólo estoy yo misma, con mis sueños, mis ilusiones y mis miedos; mis deseos, mis promesas y mis esperanzas. Sólo yo, sólo yo. ¿Será este un viaje de descubrimiento?

Sí, soy un explorador entrando al Amazonas hace tres siglos. ¿Qué secretos se ocultan entre sus ramas y raíces? ¿Qué tormentas llegarán de improviso para dar paso a arcoíris? ¿Qué paisajes me quitarán el aliento y me harán querer brincar desde lo alto de una catarata hasta el frescor de sus aguas cristalinas?

Yo, aventurera de libro, ahora salgo a la realidad a vivir mi vida, después de casi tres décadas de prisión. Es momento de tomar las riendas, de dejar los miedos, de empezar de cero si es necesario, pero empezar, porque para eso vinimos.

Remonta el vuelo pues, ave fénix, y renace a una nueva era, que esta es tu vida y ahora, más que nunca, tienes la pluma lista para mojarla en el tintero y escribir el mejor capítulo que se haya visto jamás.

Que mi vida empiece ahora. Estoy lista.

sábado, 31 de octubre de 2015

Cuento: ¿Un sueño?



¿Despierto o duermo? Imposible saberlo. Una presión sobre el pecho me paraliza. Oigo ruidos escalofriantes, chirriantes, que ponen la piel de gallina. Sombras veloces, fugaces, cruzando mi habitación. Susurros, voces ininteligibles y aire frío, helado, angustiante. Me ahogo. Me cubro. Rezo. Un jadeo. Asomo la cabeza sólo un momento y…

miércoles, 14 de octubre de 2015

Algo debe tener el amor



Algo debe tener el amor para que las personas lo busquen con tantas ansias. Algo debe provocar en el interior, más allá de las palpitaciones, el deseo, la necesidad de ver, oír o tocar al otro. Algo que va más allá de esa sensación hipnótica de que sin esa otra persona ya no eres nadie, estás incompleto, estás perdido... cuando hacía sólo unos días, meses, años ni siquiera sabías de su existencia.

Algo debe tener el amor para que por su culpa haya guerras y haya paz. Para ser el motivo por el cual se ha matado, odiado, perdonado, condenado, disculpado e incluso amado más. Algo para que las leyes del tiempo queden inválidas ante una nueva verdad: a mayor distancia entre los involucrados, menor la velocidad de rotación del reloj.

Algo debe tener el amor para que haya libros, canciones, poemas, monumentos, películas, edificios y ciudades creadas en su honor. Para que la muerte sea el peor temor de quienes no quieren verse separados nunca, y la enfermedad tan sólo una prueba más a superar en pareja. Algo debe tener para que todo parezca más fácil de resolver entre dos aunque estadísticamente no marque ninguna diferencia.

Sí, algo debe de tener, pero cómo podría saber yo qué es cuando sigo sin encontrarlo, vagando por las frías noches de invierno y los cálidos días del verano sola, sin haber amado jamás. Algunos dicen que es imposible no amar. Y no me malinterpreten: he amado a mis padres, a mi familia, a mis amigos... Pero ese amor tan profundo, tan inalcanzable, tan perfecto y delicado que se describe y percibe a través de los enamorados, ese jamás lo he sentido.

Algo debe tener el amor para hacer que mi corazón palpite con anhelo de encontrarlo un día y saber que serás mío de la misma forma en que yo seré tuya.

viernes, 2 de octubre de 2015

Carta en un día frío para vos


“Quiero que vayas a tomarte una cerveza con tus amigos, para que al día siguiente tengas resaca y me pidas que vaya a verte porque quieres tenerme entre tus brazos y que nos acurruquemos. Quiero que hablemos en la cama por la mañana de todo tipo de cosas, pero algunas veces por la tarde; quiero que cada uno haga lo que quiera durante el día.

Quiero que me hables sobre las noches que sales con tus amigos. Que me digas que había una chica en el bar que te hacía "ojitos". Quiero que me mandes mensajes cuando estés borracho con tus amigos para que me digas cosas tontas, sólo para que puedas estar seguro de que yo también estoy pensando en ti.

Quiero que nos riamos mientras hacemos el amor. Que empecemos a reírnos porque estamos probando cosas nuevas y no tienen sentido. Quiero que estemos con nuestros amigos, para que me tomes de la mano y me lleves a otra habitación porque ya no puedes aguantarte más y tienes ganas de hacerme el amor ahí mismo. Quiero intentar permanecer en silencio porque hay gente y nos pueden oír.


Quiero comer contigo, que me hagas hablar sobre mí misma y que tú hables sobre ti. Quiero que discutamos sobre cuál es mejor, la costa norte o la costa sur, el barrio occidental o el oriental. Quiero imaginar el departamento de nuestros sueños, aun sabiendo que probablemente nunca vivamos juntos. Quiero que me cuentes tus planes, esos que no tienen ni pies ni cabeza. Quiero sorprenderme diciendo: “Toma tu pasaporte, que nos vamos”.

Quiero tener miedo contigo. Hacer cosas que no haría con nadie más, porque contigo me siento segura. Volver a casa muy borracha después de una buena noche con amigos. Para que me tomes la cara, me beses, me uses como tu cojín y me abraces muy fuerte por la noche.

Quiero que tengas tu vida, para que decidas irte de viaje unas semanas por puro capricho. Para que me dejes aquí, sola y aburrida, deseando que salte tu carita en Facebook diciéndome “hola”.

No quiero que siempre me invites a tus juergas, y no quiero invitarte siempre a las mías. Así, al día siguiente puedo contarte cómo fue la noche y tú puedes contarme la tuya.

Quiero algo que sea simple y, a la vez, complicado. Algo que haga que, a menudo, me haga preguntas a mí misma, pero que, en el momento que esté contigo en la misma habitación, desaparezcan todas las dudas. Quiero que pienses que soy guapa, que estés orgulloso de decir que estamos juntos.


Quiero que me digas te quiero y, sobre todo, poder decírtelo yo a ti. Quiero que me dejes andar por delante de ti para que puedas ver cómo se mueve mi trasero de lado a lado. Para que me dejes arañar las ventanas de mi coche en invierno porque eso te hace sonreír.

Quiero hacer planes sin saber si al final los realizaremos. Estar en una relación clara. Quiero ser esa amiga con la que adoras estar. Quiero que sigas teniendo el deseo de tontear con otras chicas pero que me busques a mí para terminar la noche juntos. Porque quiero ir contigo a casa.

Quiero ser esa a la que le haces el amor y después te quedas dormido. La que te deja en paz cuando estás trabajando y a la que le encanta cuando te pierdes en tu mundo de música. Quiero tener vida de soltera contigo. Porque nuestra vida de pareja sería igual que nuestras vidas de solteros de ahora, pero juntos.

Un día, te encontraré”.

Poema de la escritora canadiense Isabelle Teissier.

martes, 28 de julio de 2015

Todo o nada


Que ganas tengo de amarte, de morderte, de besarte, de hacerte mío y que tú me hagas tuya, y sepas que no habrá otro hombre en mi vida más que tú, porque te amo, porque soy tuya, porque nací y fui creada para ti, así que como tú fuiste pensado para mí.

Te extraño.

Aún sin conocerte, sin haberte visto, puedo imaginar las líneas de tu rostro y casi reconozco el aroma de tu cuerpo, la textura de tu piel, el calor que despiden tus poros cuando tus brazos fantasmales me envuelven aquí, en medio de tanta gente… y sigues sin estar tú.

Peor que un vampiro, absorbes mi alma y mi vida, nublas mi juicio, me encierras en un ataúd a tu lado aislándome del mundo para que sólo piense en ti. Peor que un licántropo, has devorado mi corazón para que no pueda amar a nadie más, y sin embargo desapareces junto con la luna y sólo me visitas cuando la maldición parece menguar.

Tú, siempre tú, que vas y vienes sin irte y sin llegar jamás. Tú que te escabulles de mí, cual criatura de la noche, y no me dejas alcanzarte. Haces aparecer mi lado más débil y vulnerable sólo para dejarme ver que sin ti sigo sintiéndome incompleta.

Cada vez que creo que voy a encontrarte sólo veo retazos de ti, de tu esencia, y te desvaneces entre mis dedos dejándome con más ansias que antes. Y así, resignada, me doy cuenta de que sólo podré hacerte mío en sueños, donde nadie más pueda vernos, porque el destino sigue sin decidirse a dejarnos jugar en la vida real y a que demos todo o nada.

Pero algún día, amor, algún día juro que te haré mío y que jamás te dejaré ir. Y tú jamás querrás irte porque, al final de cuentas, somos parte del mismo ser, de la misma alma y del mismo cuerpo. Y lo que la eternidad ha creado como un todo, ni siquiera el tiempo lo podrá separar.

miércoles, 7 de enero de 2015

La magia de Harry Potter


Luego me preguntan por qué me gusta tanto Harry Potter... Tal vez al ver este video muchos puedan entenderlo, pues basta ver alas criaturas, los personajes, los escenarios y la trama para entender la complejidad que se esconde detrás de las películas.

Basta observar la maravilla de universo creado por Rowling para entender que estas novelas trascenderán las generaciones y llegarán a millones y millones de personas, pues se trata de una historia con múltiples capas de profundidad cuyo mensaje al final es el amor, la amistad y el recordarnos que nosotros podemos lograr lo que nos propongamos, que no estamos solos, y que quienes nos aman jamás nos dejan.



Si aún no le has dado una oportunidad a esta historia, hazlo, no te arrepentirás. Tal vez el primer libro tiene un tono más "infantil" que los demás (lo cual suele ahuyentar a los lectores adultos), pero si le das una oportunidad a la historia, jamás la abandonarás.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡¡¡Feliz año!!!


A todos los que siguen por aquí, fieles a mis publicaciones esporádicas, y a todos los que lleguen aquí por casualidad, quiero desearles un muy feliz año. Espero de corazón que todos sus sueños se hagan realidad, que Dios los colme de bendiciones, y que cada día encuentren un motivo para sonreír y sentirse agradecidos.



Con cariño,

domingo, 29 de junio de 2014

A veces se me olvida quererte

A veces se me olvida quererte. Te dejo de pensar y tu recuerdo se desvanece con la esencia de la noche y cuando vengo a ver ya no eres de nuevo nada ni nadie, mi querido vacío. Y te dejo ir, sin darme cuenta. Te dejo escapar con una exhalación quizá más dolorosa que la anterior, con un quejido en mi interior que intuye que algo está pasando.

De pronto la vida transcurre más serena, como si hubiera sido tu presencia ausente la que me atormentaba todo este tiempo. Pero cada vez que estoy por sonreír ante la cálida brisa apareces de nuevo en mi mente, a veces con más fuerza que antes, tan real, tan seguro de ti mismo y de lo que siento.

Te aferras con afiladas garras a mi piel, dispuesto a no permitir otra separación, algo que pusiera fin a tu existencia. Y yo lloro, lloro en silencio, porque sigo teniéndote sin tenerte, y amándote sin amarte, y ni somos uno ni somos nada.

Los años se desvanecen en una eternidad de lágrimas y vientos y sangre y recuentos. Tantos sueños creados y despedazados que volvemos a romper y reparar en un juego infinito que pareciera divertir más al diablo que a los ángeles.

No me importa seguirte esperando, eso siempre lo has sabido. Sólo quisiera terminar con este juego que tenemos ya tan grabado en la piel que ha dejado cicatrices imborrables. Algún día, quizá, podamos curarlas con amor, pero mientras tanto estarán ahí como recordatorio de tus horas ausentes, de las silenciosas promesas no cumplidas, de los encuentros postergados y de esos fríos besos de hiel que sigue albergando mi almohada junto con mis mares de lágrimas saladas.

Algún día podremos presumirle al mundo nuestro reencuentro, amado mío. Pero mientras tanto, entre tanto dolor y desesperanza, a veces se me olvida quererte.


miércoles, 28 de mayo de 2014

I Miss You

I never thought I'd need you there when I cry. The days feel like years when I'm alone. We were made for each other. When you walk away I count the steps that you take, do you see how much I need you right now?

All I ever wanted was for you to know, everything I do I give my heart and soul. I can hardly breathe, I need to feel you here with me. When you're gone the pieces of my heart are missing you. When you're gone the face I came to know is missing too. When you're gone the words I need to hear to always get me through the day and make it ok, I miss you...



jueves, 22 de mayo de 2014

Dear Future Love of My Life...

Dear Future Love of My Life,

I know. I should have written before. Forgive me. But I got the feeling that you were beginning to think I didn’t exist. But I do. And I wanted to let you know that while I might be as elusive as a unicorn grazing in a field of four-leaf clovers, I’m close.

I’m around the corner, down the street, on Facebook, in your office, at our local coffee shop, a complete stranger. I made eyes at you once on the subway. I saw you across the room at a party. I swiped you right on Tinder. But it’s not our time yet. And I know you’re wondering why.

It’s really not fair that you’ve had to wait this long, or go on blind dates, endure bad sex, settle for “meh” relationships, feel misunderstood, cry from loneliness, wrap your arms around a pillow as you fall asleep at night. I’m so sorry, my love. You deserve an explanation. So, here it goes. It’s taken me a long time to even admit this to myself, much less to you, so please know that everything I’ve written here is true.

The reasons we haven’t met yet, in no particular order:

1. I haven’t thrown out the list of things I think you should be.

2. I’m with the wrong person right now.

3. I’m not ready to be loved unconditionally.

4. Since my life isn’t together, I think you’ll reject me.

5. I still believe that drama is a show of love.

6. I’ve been intentionally keeping my head too busy to think with my heart.

7. I need to date more to understand what I do and don’t like.

8. I won’t be able to appreciate you until life has kicked my ass.

9. I’m too focused on my own needs.

10. I don’t know how to create the feeling of home that lives in my heart.

Clearly, I’m not my best self yet. Or even myself — I’m still figuring out who that is. I’m pretty sure even if we did meet, you wouldn’t like me all that much right now. It’s entirely possible that we did hit it off once, and I left without getting your information; or maybe I did get your number and never called because of any one of the above reasons.

Be patient with me, darling heart. Know that I’m working my way toward you. So don’t spend any more time thinking about where I am or am not. Just keep making your life exciting and full, so when we do finally come together, we can bring each other joy, because we are already happy.

I know it’s taking longer than you’d like. It’s a hell of a lot slower than I could have ever imagined. But I’m here. This is me talking to you. And I’m not going anywhere.

Don’t give up on me.

Yours, in perpetuity,

The Love You Haven’t Met Yet




Nota: este texto lo copié de un estado de Facebook. No es mío.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Je t'aime...



Si vous veux avoir une vie sans moi, c’est bien, mon amour, c’est bien… Mais si vous y allez, ne revenez jamais, parce que je ne vais pas attendre à la même place pour vous. Au revoir, mon cœur. Je t'aime.



lunes, 5 de mayo de 2014

Saga Ikmorte



Hace años que llevo trabajando en una saga de literatura de magia y fantasía: la Saga Ikmorte. Es un verdadero gusto y un honor el poder presentar ahora el primer sitio con información sobre esta saga, datos exclusivos que no vienen en los libros y adelantos y noticias.

Además de información sobre los lugares y personajes más importantes, también encontrarás el primer capítulo de los primeros tres libros ya escritos y registrados, que ahora se encuentran en proceso de publicación.

Si quieres saber más sobre este fantástico universo, no dejes de dar click aquí y permite que la magia te transporte a un mundo lleno de misterio, aventuras, romances y... muerte.


miércoles, 30 de abril de 2014

Bienvenido a mi blog


Espero que te guste este espacio donde estaré compartiendo contigo mis sentimientos más profundos. ¡No olvides suscribirte! Te dejo este video que habla un poco más sobre este blog:




Intro Sueños e Ilusiones



miércoles, 26 de febrero de 2014

Te me antojas...

Te me antojas con un libro recargado entre tus muslos, una taza de café en tus manos y el sabor del chocolate en tus labios...