lunes, 6 de noviembre de 2006



La suerte es un regalo anónimo
que nos hace Dios
cuando no quiere firmar con su nombre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

para mí la suerte no existe, sólo las consecuencias, y si la suerte es de dios, porque su trazo anónimo es tan tenue, que no puedo identificarlo

Anónimo dijo...

Considero que la Confirmación te afecto demasiado Jinete de la Muerte.

Montse Reyes Orraca dijo...

Tal vez pequeño jinete de la peste, pero por lo menos tengo a alguien que me cuida y me protege.