sábado, 7 de marzo de 2009



Disculpa, me equivoqué. Te volví a ignorar y volví a caer.
Perdón, juro que no lo quería hacer. No era mi intención enterrarte de esa manera tan cruel.
Lo siento, a todos ignoré. Estaba claro el final que tendría esto y se me olvidó serte fiel.
Mas he aprendido la lección de la manera más dolorosa.
He chocado contra el piso con todas mis alas rotas.
Me he dado cuenta de qué era lo que tenía y que puedo recuperar.
Gracias por no haberte marchado, por saberme esperar.


5 comentarios:

limpia mas dijo...

AUNQUE ES NUESTRO DIA...ME GUSTA COMPARTIRLO CON LOS HOMBRES...

MUJERESSSSSSSSS A lo largo de mi vida, siempre he deseado encontrar las palabras exactas, justas y francas para describir a la mujer, no sólo porque yo sea una mujer, sino también por las mujeres que a diario se cruzan por mi vida…
Mujer madre,
mujer hija,
mujer hermana,
mujer amiga,
…y tú, mujer que me lees.



Estás tú: la mujer que lo puede todo,
y tú, la mujer que no puede nada.
Me encuentro contigo: Mujer que no puedes nada y bajas la cabeza ante el maltrato. Mujer que no puedes odiar porque tienes un corazón frágil, débil. Mujer que todo lo perdonas, porque amas.
Me encuentro contigo: Mujer que lo puedes todo cuando amas, cuando trabajas y cuando sueñas.
Lo puedes todo y pones de manifiesto tu corazón de acero, para defender a tu prole, para pelearle a la vida y al mundo por llenar a tus hijos de amor infinito.
Mujer que sin tener un calendario ni un reloj, sabes el tiempo exacto para llorar, y sabes el tiempo exacto para reír, y haces girar el día gris al compás de la luz, para alumbrar el camino de los que amas.
Mujer que no eres bella porque te aman, eres bella porque te dejas amar.
Mujer que detienes el mundo, para que su girar no te alcance, pero mueves tu mundo con una mirada, con un suspiro con tus sueños de mil colores y luchas por hacerlos realidad.
Mujer que mueves tu mundo con una mirada de amor, y miras pasar la vida y dejas que se te escape, para que otros puedan vivirla y ser felices.
Mujer que no te dejas vencer con una derrota, y tienes tanto que decir, y das la palabra fuerte y firme para encontrar una solución.
Mujer que te llenas de fuerza y te echas sobre los hombros las cargas ajenas, y las llevas con valentía al final del día, agotada, exhausta, pero tienes el tiempo necesario y justo para alzar tus cansados ojos, para contemplar las estrellas, la luna, y te vas a tu lecho para el descanso y te levantas al esplendor de un nuevo día, renovada y llena de valor, confiesas tus temores y tus sueños, tus deseos de ser la novia, la esposa, la madre, la amiga, la hermana y la hija y todo queda reducido a cinco letras: MUJER
¡SALUD, SU MAJESTAD LA MUJER!
¡ARRIBA CORAZONES!

Montse Reyes Orraca dijo...

Gracias por tu mensaje :D

Anónimo dijo...

Dulce melancolia, hora de renacer

KH

Anónimo dijo...

pòr que tu mendiga cosa esta no me deja meterme con mi nombre, me choca salir siempre de anonimo Monts ni que no existiera

HAD

Anónimo dijo...

Visita mi blog http://imagemconceito.blogspot.com/