viernes, 16 de enero de 2009

Escape del bosque



Inolvidable momento de ansias eternas. Te espero entre sombras arcaicas y frías que murmuran nuestros nombres al ritmo de una danza macabra. El miedo me rodea como una niebla espesa, impidiéndome ver más allá, oír, confiar. ¿Será cierto que vendrás?

Lo siento cerca de mí, persiguiendo mis pasos. Puedo escuchar su respiración agitada, su olfateo anhelante. Las pisadas se acercan. ¿Dónde estás? No quiero morir aquí, no quiero morir así.

La desesperación me invade, me llena el alma. Corro incesante hacia la salida, ¿pero es que hay forma de escapar? Árboles, troncos, rocas, musgo. Todo es igual. ¿Dónde está el final?

Él se acerca, se aproxima con rapidez. Me acecha como si yo fuera una simple y débil presa. Brinca y cae con un golpe sordo frente a mí.

Y otra vez está sonriendo...


7 comentarios:

Bitty dijo...

Ante nada, debo aclarar que yo no soy un gatito comentando: soy una Quimera.
Y si tuviera que ser un animal que no proviene de alguna mitología o de alguna fantasía, sería un lindo perrito.

No suelo entrar a los blogs, así que soy blog-awkward. Pero este texto me gustó, así que decidí poner eso.

Anónimo dijo...

Mon, me acordé que en estos días es tu cumple, pero no recuerdo cuando. Perdon. Te mando muchos besitos y sabes que cuentas con migo para todo lo que necesites.
Siempre amigas, ¿recuerdas?

Ricardo Árbol dijo...

Estrella de la mañana samanel te persigo a ti, y si me quedo sin alas nada más me muevo por ti...

fgiucich dijo...

Un bosque encantado que, a veces, da miedo. Abrazos.

butherfly dijo...

Sorry mi princesita... he estado perdida viviendo mis nuevas emociones... intentaré estar con más frecuencia según me sea posible...

Mi abrazo para cobijarte con mi cariño... y mi beso en tu frente...

Tu madre virtual

Montse Reyes Orraca dijo...

Quimera, que hermoso verte en mi blog!!! Te adoro!!! Jajaja, eres como mi hermanita mayor :D

Montse Reyes Orraca dijo...

Madre! También es hermosísimo verte aquí de nuevo. Te extrañaba tanto...

Miles de besos de tu hija virtual