jueves, 21 de enero de 2010

Consecuencias



Inmensidad... instante de muerte
Infinita soledad que hiela mis alas congelándolas en un susurro eterno
Las agujas del reloj, rotas, yacen a un lado de las cenizas de lo que una vez fue el tiempo
Y yo soy... ¿qué soy? ¿Sigo siendo?

Energía, todos somos energía... energía y movimiento que gira y mantiene con vida a este planeta
Sin embargo yo me siento en un espacio congelado, vacío, en suspensión
Como si la película de mi vida estuviera en pausa justo ahora, mientras caigo, sin poder ver si lo que sigue es mi resquebrajamiento o si aprenderé a usar las alas; sin poder saltar de escena
Sin avance...
No hay avance

Tal vez mis teorías son erróneas o no tanto después de todo
Tal vez sí venimos de mundos diferentes... no todos los seres humanos son iguales
No todos los seres humanos somos humanos... habemos sus excepeciones
Pero tú no eres aire, pareces tierra
No eres fuego, actúas como agua. Agua de mar en medio de una tormenta que arremolina mis pensamientos y los centrifuga sin dejarlos descansar

Yo ya no sé qué siento, ya no sé si quiero verte, ya no sé si quiero pelear por ti
Necesito que ahora seas tú el que haga algo, que seas tú el que dé una señal de interés
porque yo ya estoy dando pequeñas pataletas de niña frágil y desesperada en un intento de leer tu mente, mientras que tú, siempre tú, sigues tu vida como si nada

No, no, no
Puedo ser paciente, puedo ser muy paciente, pero no pienso dar mi vida por quien no me da nada a cambio
Reacciona o me voy, reacciona o me pierdes
Yo me alejo en un remolino, yo me alejo sabiendo que no voy a alejarme
Yo me alejo con la esperanza de verte mañana, y de, tal vez, decirte que te quiero




2 comentarios:

fgiucich dijo...

Las grandes incóngnitas de la vida. Abrazos.

Montse Reyes Orraca dijo...

:D